Transreligiosidad

Una razón para crear una nueva espiritualidad la debemos a la tecnociencia, que es simplemente incompatible con las espiritualidades actuales por su asociación con el poder económico. La tecnociencia conlleva una enorme fuerza irracional al entregarse a la búsqueda de la eficiencia por la eficiencia: es decir, todo aquello que pueda ser realizado será realizado, para bien o para mal. Un segundo motivo para una crear nueva espiritualidad es la dificultad del diálogo entre las diferentes espiritualidades que frecuentemente aparecen como antagónicas, como podemos verlo cotidianamente. El nuevo fenómeno del terrorismo planetario no es extraño a estos dos problemas.

En pocas palabras, necesitamos encontrar una dimensión espiritual de la democracia. La transdisciplinariedad puede ayudar a este propósito de una democracia avanzada, a través de sus nociones básicas sobre ―transculturalidad y ―transreligiosidad.

Lo transcultural designa la apertura de todas las culturas a aquello que las cruza y las trasciende; lo transreligioso designa también la apertura de todas las religiones a aquello que las cruza y las trasciende. Ello no significa la emergencia de una única cultura planetaria o de una única religión planetaria, sino de una nueva actitud transcultural y transreligiosa. El viejo principio ―unidad en diversidad y diversidad en la unidad está inscrito en la Transdisciplinariedad. A través de lo transcultural, que lleva a lo transreligioso, la pobreza espiritual podría ser erradicada y por tanto proclamar como obsoleta la guerra de las civilizaciones. La actitud transcultural y transreligiosa no es un simple proyecto utópico — sino que está enclavado en el centro de nuestro ser.

Basarab Nicolescu es uno de los más actuales y respetados físicos teóricos en el escenario científico contemporáneo. Especialista en la teoría de las partículas elementales, y autor de diversos libros y centenas de artículos publicados en revistas especializadas y libros científicos colectivos en Europa, los Estados Unidos, en Japón y Brasil. En Francia participa frecuentemente en programas de radio relacionados con cuestiones de la ciencia contemporánea. Es profesor de física teórica de la Universidad de Pierre e Marie Curie, en París, donde fue fundador del Laboratorio de Física Teórica de Altas Energías. Es también presidente del CIRET, Centro Internacional de Investigaciones y Estudios Transdisciplinares, fundado en Francia en 1987. En la última década, Nicolescu ha producido diversos textos que procuran develar las relaciones entre arte, ciencia y tradición, proponiendo nuevos modelos de pensamiento que puedan rescatar la cultura, la sociedad y un ser humano más completo, capaz de enfrentar los desafíos de la complejidad - esa intrincada tela de relaciones entre los conocimientos, disciplinas y sistemas (naturales, culturales y económicos) que caracteriza al mundo contemporáneo.