Transpersonalidad


Transpersonalidad

Toda persona posee latente en su interior la dimensión transpersonal, en la que se encuentra una cualidad superior de la personalidad.Es un don natural que está a disposición de quien la intente desarrollar en forma consciente con el entrenamiento adecuado.Desde este punto de vista, el si mismo es el centro de referencia que muchos no saben que es peligroso ignorar.
Roberto Assagioli, médico y psiquiatra italiano (1888-1974), comenzó la investigación de este tema en 1906. Se especializó en Psiquiatría en Zurich y desde muy joven observó con interés la estrecha relación entre los aspectos biológico, emocional y mental del hombre.
Fue un humanista que amplió el horizonte de la psicología hasta el plano de la espiritualidad, desarrollando una forma de encarar esta disciplina que denominó Psicosíntesis.Assagioli adopta una postura opuesta a la acostumbrada marginación del plano espiritual dentro del ámbito científico, proponiendo abordarlo mediante un método experimental, no solo cuantitativo, sino enriquecido con el valor cualitativo de la experiencia personal, desplazando la observación del mundo externo al interno y sin perder su carácter objetivo.

Él mismo intuyó y experimentó la purificación, fenómeno que permite el surgimiento de una nueva humanidad libre de pasiones, sufrimientos y apegos.Durante toda su vida se ocupó del estudio e investigación de experiencias superconscientes, que son el objeto de interés de la psicología transpersonal.

El término transpersonal – que fue introducido sobre todo por la escuela de Maslow, por ser más preciso que la palabra espiritual, que abarca una gran cantidad de fenómenos ocultos de dudoso rigor científico – indica aquello que está más allá de la personalidad ordinaria, concepto que tiene en cuenta la observación de los hechos, la experiencia y los fenómenos de la conciencia.

Desde un principio el hombre fue capaz de trascender su conciencia ordinaria en forma espontánea o voluntaria, y llegar a conectarse con una realidad superior.William James, en su libro “Variedades de la experiencia religiosa”; ha hecho un estudio científico serio sobre este tema, demostrando la realidad y el gran valor de la trascendencia.

Esa invisible realidad no es solo un ideal, ya que produce efectos en el mundo sensible; y cuando se penetra en ella puede transformar la personalidad entera, haciendo surgir un nuevo hombre más evolucionado, con otra forma de comportamiento.

Según Assagioli, el cambio que hace posible esta vivencia es suficiente motivo para investigarla seriamente, a través del estudio profundo de toda la documentación existente sobre esta materia, y mediante la experimentación personal; tratando de evitar la contaminación de las experiencias, con creencias religiosas o místicas, o con otros tipos de experiencias llamadas espirituales, que no tienen ninguna relación con este tema.

La realidad superconsciente es una experiencia directa; tal como los denomina Bergson, son datos de la conciencia, los cuales constituyen en si mismos una prueba de una realidad psicológica.Lo incosciente, lo consciente y lo superconsciente están en continuo intercambio, porque son condiciones temporales de lo psiquico.

El superconsciente puede irrumpir repentinamente en la conciencia a través de intuiciones, iluminaciones o inspiraciones, con frecuencia en forma inesperada, aunque también pueden ser invocadas.
Otra forma de acceder es cuando el centro de la concienca se eleva a niveles superiores a los oridnarios desde el yo auto consciente hasta el superconsciente.Existen testimonios de estas experiencias, en todas las culturas y han existido en todas las épocas.Estas experiencias pueden ser de distinta clase; pueden pertenecer al ámbito religioso o ser experiencias místicas, pero no se agotan en éstas, sino que también pueden tener diversas características.

Son pocos los psicólogos que se dedican a este ámbito de la Psicología. Assagioli cree que es el modo de vida materialista del hombre moderno el que le impide conectarse con este nivel de consciencia y lo lleva a huir de si mismo.
Fuente:”Psicosíntesis: Ser Transpersonal” – El Nacimiento de nuestro Ser real”, de Roberto Assagioli, Gaia Ediciones, 1996.