jueves, 28 de abril de 2011

LOS YAZIDIS DE KURDISTAN

Se trata de una religión de origen posiblemente preislámico y seguida sólo por kurdos, lo que ha llevado a pensar que esta era su religión originaria antes del proceso de islamización. Sus seguidores oscilan entre los 200000 y los 800000 y se ubican en el Kurdistán dividido entre Siria, Turquía Irak e Irán, aunque también hay comunidades en Armenia, Georgia, Rusia o Alemania. Como he indicado en la introducción se pueden encontrar diferentes elementos de orígenes diversos y que pueden ir desde el mitraísmo prezoroástrico hasta influencias islámicas . 

Se trata de una religión rodeada de un gran secretismo y eso dificulta el conocimiento real de su situación, no en vano practican la taqiyah (تقية), el encubrimiento de sus creencias para evitar represalias. El nombre de “yazidis” parece ser de origen persa, vendría del término دزی, “yazata”, y significaría “ser divino” o “ángel” lo que podría vincularlos al zoroastrismo, que justamente sigue practicándose en la ciudad de Yazd. Otra teoría basada principalmente en sus relaciones con el Islam es que el origen del término estaría vinculado al califa omeya Yazid I, justamente el asesino del nieto del profeta Hussein , lo que parece invalidar esta idea es que las fuentes musulmanas no citan en ningún caso que los omeyas fundaran una secta . Relacionada con esta idea se recoge la posibilidad de que sean seguidores de Yazid ibn Unaisa, un heterodoxo que anuncia la llegada de un profeta persa con una nueva revelación que llevaría a seguir la religión de los antiguos sabeos , para algunos ese profeta sería Adi Musafir, para otros aún está por llegar. Una tercera opción podría rastrearse en las propias lenguas kurdas y provenir del verbo “izidu” que significa “mandar” o “amonestar”. Sus textos más importantes son el Kitab al-Jilwah (Libro de la Revelación) y el Mashaf Resh (Libro Negro), redactado en el s.XIV por Hasan al-Basri y escritos en árabe. 

También pueden incluirse aquí los qewals cuyo origen se atribuiría a Adi Musafir y que incluyen la oración principal del creyente yazidí. Todas ellas están puestas por escrito como muy pronto en época de Adi Musafir y, en ellos, éste aparece como narrador mientras que su discípulo, Sheij Fahr ad-Din, es el encargado de poner por escrito sus palabras. El Sheij Adi Musafir (1074-1162) es tal vez el que da la forma definitiva al yazidismo tal y como lo conocemos actualmente. Nacido en Siria, fue una de las personalidades más célebres de su época por su ascetismo y sus milagros. Una parte de sus seguidores acabó formando parte de los yazidís , o, según algunos autores, conformando la comunidad religiosa yazidí como grupo independiente . No en vano se le llegó a considerar como una reencarnación del propio Melek Taus y su figura está imbuida de carácter escatológico, ya que será el encargado al final de los tiempos de conducir a los creyentes hacia el paraíso , ese apocalipsis vendrá precedido por la llegada de un profeta que vendrá de Persia y suprimirá el Islam, para muchos yazidíes el profeta era el propio Adi Musafir , tal y como he señalado antes. Para algunos autores Adi Musafir queda vinculado al yazidismo de manera involuntaria puesto que no se le conoce como heterodoxo, fue sólo el fundador de una orden sufí . Sus creencias se centran en un Dios creador absoluto del universo a partir del estallido de un huevo o perla primigenio. 

De las chispas de esta explosión crea siete ángeles y los cuatro elementos sagrados de los que nacerán el mar, el sol, la luna, las estrellas, las plantas y finalmente Adán, hecho de tierra y agua . Una vez ha realizado su actividad Dios se ausenta y deja al cuidado de la creación a los siete espíritus o ángeles, los Heft Sirr o Siete Misterios, pero hay uno que es más importante que el resto: Melek Taus, el ángel del pavo real , que se identifica entre musulmanes y cristianos con Satanás, de ahí ese apelativo que suelen recibir como “adoradores del diablo” . Este ángel es el conservador principal en ausencia de Dios, él fue creado el primero y eso le da el principal rango entre los ángeles. Cuando Dios hizo al hombre no usó su propia luz, como al crear a los ángeles, sino que usó tierra, y, al acabar su obra, ordenó a los ángeles que reverenciarán a Adán, a lo que Melek Taus se negó alegando que él fue creado antes y a partir del propio Dios y además la reverencia sólo puede ser otorgada para Dios . Por esta decisión Dios lo amó aún más y le encomendó el mando de la creación. Melek Taus es el responsable de la salida de Adán del Paraíso pero no como un acto perverso sino como acto motor para que la humanidad se desarrollara . Una curiosidad reflejada en sus libros es que los yazidís sólo descienden de Adán y no de ambos como el resto de la humanidad . Otras historias, que a veces se entremezclan con la anterior explicación de la posición de Melek Taus, sí que lo identifican con un ángel caído que se redimió a sí mismo y que tras llorar durante 7000 años, sus lágrimas llenaron siete jarrones que una vez vertidos sobre los fuegos del infierno consiguieron apagarlos y por ello el hombre no debe enfrentarse al riesgo de la perdición eterna . Sobre la etimología del nombre de Melek Taus hay distintas explicaciones, la más habitual es la de identificar la palabra árabe الملك (melek) con “ángel” o “rey” y طاووس (tawus) con “pavo real”, aunque ésta última palabra derivaría del nombre de la divinidad mesopotámica Tammuz , aunque también se relaciona con el griego Θεός, así se daría como resultado “Ángel de Dios” . Un elemento que no he visto relacionado pero que podría ser otra opción interesante es relacionar a este Melek Taus con el Malkus del zoroastrismo, que es el último demonio al que debe derrotar el saoshyant en su segunda llegada . La ética yazidí parte de la libre elección del hombre entre el bien y el mal, pues ambos conviven en la mente y en el espíritu humano . Melek Taus eligió el bien y por eso es más amado por Dios. Para los yazidís no hay posibilidad de duda ante el mal porque el hombre también ha sido creado por Dios. Para los que han elegido el mal aún pueden rectificar y para ello tienen 1001 posibilidades, el mismo número de reencarnaciones (kira guhorin) que puede tener un hombre hasta llegar a la salvación . 

En el yazidismo no hay lugar para un cielo o un infierno, aunque a veces se dan descripciones escatográficas pero parecen influencias muy posteriores . Los siete Seres Santos se reencarnan periódicamente en hombres, llamados koasasa. Siguen unas prácticas religiosas muy estrictas ya que tienen gran preocupación por la pureza religiosa, intentan vivir en comunidades propias para evitar la contaminación y su listado de tabúes alimenticios es más extenso que el musulmán. Rezan 5 veces al día: niveja berispede (rezo del amanecer), niveja rojhilatine (rezo de la mañana), niveja nivro (rezo del mediodía), niveja evari (rezo de la tarde) y niveja rojavabune (rezo del anochecer). Se orientan hacia el sol, excepto en la oración del mediodía en que lo hacen mirando hacia la tumba de Sheij Adi Musafir, en Lalish. Sobre su adoración al sol hay que remarcar que en el primer rezo de la mañana, además de dirigirlo hacia el sol naciente , besan el lugar donde ha dado el primer rayo del amanecer. Cada primer miércoles del mes acuden a los cementerios para rendir culto a los muertos, otros días se reúnen alrededor de tumbas de personalidades religiosas yazidíes, y tocan música para alegrar a sus familiares fallecidos . Aunque es durante la fiesta de Belinde Ser Venta cuando los yazidís se centran en el culto a los muertos, un momento en que ellos salen del lugar dónde se encuentran y se reúnen con sus familias . Se trata de un concepto muy similar al kispum mesopotámico. Y, aunque el miércoles es el día sagrado del yazidismo, el día de descanso es el sábado. Están organizados en castas muy cerradas que mezclan lo tribal y lo religioso . El líder secular es un emir o príncipe hereditario mientras que un sheij (شیخ) es el encargado de la jerarquía religiosa y de la interpretación de los textos religiosos . Existen además otras figuras, agrupadas todas ellas y altamente endogámicas: como el kochak (ـك‎جـ كـو‎), encargado de la instrucción religiosa, las sepulturas y la interpretación de los sueños; el morid (د‎وريـ‎‎مـ), discípulo; el pir (ریپ), anciano encargado de las ceremonias; el faqir (فقير), tradicional asceta; el mullah (ملا), encargado de la instrucción a los niños; y el qewal (ـوﻝ‎قـ), orador, encargado de los qwels, los poemas religiosos , y que también realiza una función de misionero . A pesar de esta estructura piramidal, el creyente no necesita un intermediario puesto que la relación con Melek Taus es directa, a pesar de que el papel de éste último parece ser justamente el de un intermediario con el dios, aunque ocioso. Las fiestas más relevantes son en diciembre y el Año Nuevo, el Eyd-e sar-e sal , que se celebra en el equinoccio de primavera. En la primera de estas fiestas, conocida como Festival del Sol y celebrada el día 1 de diciembre suele realizarse un ayuno ritual de tres días. Otra fiesta motivo de ayuno es la celebrada el día 18 de febrero en homenaje a Khidr Elias, un profeta que tras beber el agua de la vida se volvió inmortal . También celebran el eyd-e Isa, el día de Jesús, un banquete celebrado con motivo de la Pascua . Otras prácticas son la circuncisión de los varones, que es opcional , el bautizo realizado por parte de un sheij y el corte de tres mechones de pelo del niño, cuando éste tiene entre siete y once meses, y que son entregados a la madre . El ritual más importante es una peregrinación a la tumba del Sheij Adi Musafir en Lalish (ubicada al norte de Mosul) que debe hacerse al menos una vez en la vida. El momento más adecuado es durante el Festival de la Asamblea que se celebra en otoño, normalmente durante el mes de septiembre , y en la que los yazidíes sacrifican un buey, que simbolizaría la llegada del otoño y el ruego porque sea lluvioso o simplemente regar con la sangre del animal la tierra para regenerarla . 

El ritual es muy elaborado y empieza con la procesión de los fieles con lámparas de aceite en la mano iluminando el camino hacia el mausoleo, mientras hay danzantes y músicos. Después se purifican en el río para poder llevar en hombros la estatua de Sanjaq , el Pavo Real, que pesa más de 300 kilos y la depositan en el templo. Antes de entrar en el recinto, los creyentes besan la imagen en relieve de una serpiente negra tallada en la puerta . Dentro del templo cada peregrino debe intentar enganchar una sábana en una piedra oscura situada en el interior, tiene los seis días de peregrinación para probar suerte, si lo consigue recibe el título de haji (حج) . Otra tradición es llevarse polvo de la tumba. Por último, señalar algunos tabúes que además de ser de carácter alimenticio , como no comer lechuga ni ave alguna por ser consideradas santas, son también de palabra, ya que no pronuncian la palabra Shaytan , ni ninguna otra que empiece o tenga el sonido [ʃ]; incluso alcanzan a determinar su manera de vestir, ya que tampoco llevan ropa de color azul, ni ropa interior de un color que no sea blanco, ni llevan vestimentas con una ranura abierta . Otras costumbres, como las vinculadas al matrimonio son muy parecidas a las de cualquier sociedad islámica: posibilidad de conseguir el divorcio, aunque es difícil de obtener; castigo del adulterio con la muerte; y aunque se prefiere la monogamia, el emir puede tener varias esposas . Está terminantemente prohibido el matrimonio fuera del seno del grupo . El rito funerario yazidí a parte de algunas diferencias litúrgicas, como los cánticos que se interpretan en la ceremonia o colocar arcilla sagrada de Lalish sobre el cuerpo de los muertos, es muy parecido al musulmán .