jueves, 18 de febrero de 2010

Fabricantes de armas se pelean por venderle a la India


Fabricantes de armas se
pelean por venderle a la India


NUEVA DELHI - Los principales fabricantes de armas están haciendo lo imposible por satisfacer el insaciable apetito de la India por equipo bélico.
Con su floreciente economía y su condición de nueva potencia asiática, la India ha incrementado sus gastos en la última década y tiene hoy uno de los presupuestos militares más altos del mundo, que usa para reemplazar el equipo militar de la era soviética por la última tecnología, con el objetivo de mantenerse a la par de sus rivales regionales, Pakistán y la India.
"La India tiene hoy un gran protagonismo mundial", expresó Filippo Bagnato, vicepresidente del conglomerado italiano fabricante de armas Finmeccanica.
Los grandes fabricantes se han dado cita en Nueva Delhi para exhibir sus helicópteros, visores nocturnos y vehículos a prueba de minas en la sexta edición de la feria anual de armas DefExpo-India. Se calcula que hay 650 firmas de 35 países, incluidas Boeing, Lockheed Martin, Thales y BAE Systems.
India necesita reemplazar el anticuado equipo soviético que adquirió en las décadas de 1970 y 1980. Fue el país que más equipo militar compró en el 2004 y sigue estando entre los cuatro primeros del mundo, según Rahul Bedi, experto en la venta de armas en el sudeste asiático de la revista inglesa Jane's Defense Weekly. Dijo que se espera que la India invierta unos 80.000 millones de dólares entre el 2012 y el 2022.
La India importa más del 70% de su equipo militar, especialmente de Rusia, Israel, Francia y Gran Bretaña. Estados Unidos también está metiéndose lentamente en ese mercado ahora que las relaciones entre los dos países han mejorado.
La industria armamentística se enfoca en la India a pesar de que en el país impera una burocracia que hace que las compras puedan demorarse hasta diez años.
"Al final de cuentas al fabricante le conviene porque la cantidad de armas que compran no se compara con ningún otro sitio en el mundo", dijo Bedi.
A la necesidad de la India de renovar su vetusto equipo se suma la rivalidad con Pakistán y China.
La India peleó tres guerras con Pakistán, dos de ellas por Cachemira, región del Himalaya. Y las tensiones con China aumentaron también en tiempos recientes, en que sus economías crecieron en forma espectacular.
Bedi dijo que el arsenal militar de Pakistán no es tan grande como el de la India, "pero es mucho más moderno, porque sus abastecedores son Estados Unidos y los chinos".
Agregó que los chinos "están muy por encima de la India, en otro nivel", en lo que a poderío bélico se refiere.
El actual presupuesto militar de Pakistán, que recibe cuantiosa ayuda de Estados Unidos por colaborar en la guerra contra el terrorismo, asciende a uno 4.400 millones de dólares, una cifra ínfima comparada con los 26.000 millones de la India. China, por su parte, invierte 71.000 millones de dólares, aunque hay analistas que piensan que la cifra podría ser bastante superior.
Finmeccanica le ha vendido a la India helicópteros Sea King, torpedos y equipo de vigilancia, y este año promociona aviones y más equipo de vigilancia.
En el 2008 Lockheed Martin arregló la venta de seis aviones de transporte militar Hércules C-130J. El primero sería entregado a comienzos del 211.
Los indios planean comprar además 126 aviones de combate, valuados en unos 10.000 millones de dólares, y 197 helicópteros, a un costo de unos 4.000 millones.
El ministro de defensa de la India A.K. Antony declaró en la feria que la política militar de su país "no es contra ninguna nación" y que su prioridad "es mejorar nuestras fuerzas armadas para desalentar" ataques de otros.
Los fabricantes de armas interpretan estos comentarios como una confirmación de que los indios piensan gastar enormes sumas en equipo militar.