jueves, 28 de enero de 2010

Las ragas nos acercan a la India




Las ragas nos acercan a la India

«Raga literalmente significa "color" o "estado de ánimo" y dentro de la música clásica del subcontinente indio, son esquemas melódicos de improvisación, basados en una colección dada de notas (generalmente de cinco a siete) y unos patrones rítmicos característicos. A pesar de ello, un raga no es una escala, ni una tonada, ni tampoco una melodía o un modo.
Tradicionalmente, cada raga expresa un sentimiento (amor, paz, heroísmo,...) y está asociado a una parte del día (mañana, mediodía, noche) o del año (monzón, invierno...), ya que esta música guarda una íntima conexión con su entorno. Al ser en su mayor parte improvisación, cada vez que se interpretan se trasforman y, así, un raga puede ser interpretado más de una vez, pero no será nunca el mismo.»
Hasta aquí el programa distribuido por Casa Asia para la presentación en su sede madrileña de la cantante y musicóloga Shaswati Nag, uno de esos actos minoritarios sin apenas propaganda que abundan en las reseñas culturales. De la treintena de personas que nos presentamos en el Auditorio Tagore de la Carrera de San Jerónimo, imagino que muy pocos sabían algo de esta colosal intérprete. Quizás la excepción era Teresa Gutiérrez del Álamo, directora de Programas del Centro, que hizo la introducción. Sin embargo la salva de aplausos que cerró el recital, y que sonaba como si viniera de muchos más espectadores, dejó bien claro que Shaswati Nag había triunfado entre nosotros y que durante poco más de una hora nos había traído la India a un paso de la Puerta del Sol.
Si no me equivoco, Shaswati Nag, tiene 26 años y es conocida popularmente en su país como "Nipa Nag". Desde muy pequeña se interesó por la música y a los 5 años grabó su primera canción. Aunque le gustaba especialmente la danza, problemas de salud le aconsejaron olvidarla y dedicarse de lleno al canto. En 2001 consiguió entrar en la prestigiosa institución musical Lalit Kala Kendra de la Universidad de Pune, en el Estado de Maharashtra. Allí estudió con el Guru Pt. Rajendra Kandalgaokar, un renombrado maestro de la escuela de canto clásico llamada Kirana, y se graduó con el número uno de su curso.