miércoles, 25 de noviembre de 2009

Obama recibe con los máximos honores al primer ministro indio



Obama recibe con los máximos honores al primer ministro indio
El presidente estadounidense expresa a Manmohan Sing su interés en mantener con el país asiático una relación "estratégica"
Washington. (dpa).- El frío y la lluvia que asolan Washington hizo que la planeada gran ceremonia para recibir con los máximos honores de Estado al primer ministro indio, Manmohan Singh, tuviera que desplazarse de los jardines de la Casa Blanca al interior del edificio presidencial, pero el inconveniente meteorológico no restó brillo a un acto con el que Estados Unidos escenificó a la India su interés en una relación que considera "estratégica".

Michell Obama y la esposa del primer ministro indio, Gursharan Kaur, durante la recepción ofrecida en la Casa Blanca
Y es que el hecho de que Barack Obama haya reservado al jefe de gobierno indio el honor de ser el huésped de la primera visita de Estado de su presidencia no es casual: Estados Unidos es muy consciente de que Asia será en los años venideros una de las regiones más influyentes del mundo y, en ella, la India, "la mayor democracia del mundo", tiene un papel clave en el juego de equilibrios que busca Washington con una China cada vez más poderosa, política y económicamente. En sus palabras de bienvenida, tras escuchar los himnos nacionales de ambos países, el presidente estadounidense no perdió tiempo en destacar los especiales honores de que es objeto Singh. "La suya es la primera visita de Estado oficial de mi presidencia, y es apropiado que usted y la India reciban este reconocimiento", dijo Obama, quien calificó al país del sureste asiático como "indispensable" en el futuro de todo el planeta. Pero la importancia de la India no se limita sólo a sus posibilidades en el futuro, también en el presente inmediato Washington tiene gran interés en mantener en buen estado una relación que ya cultivaron los predecesores de Obama en la Casa Blanca Bill Clinton y George W. Bush, quienes asimismo ofrecieron sendas recepciones de alto nivel a los mandatarios indios. La India no sólo es una de las potencias nucleares del mundo, también lo es en el aspecto económico, lo que a juicio del diplomático Nicholas Burns, ex subsecretario de Estado y experto en la región, Washington debe aprovechar para contrarrestar el creciente empuje chino. "A medida que Estados Unidos mira hacia un futuro donde el creciente poder de China constituirá un desafío central, resulta fundamental construir esta nueva asociación con la India (...) como el mejor modo de (...) equilibrar y limitar los potencialmente peligrosos aspectos del ascenso de China en las próximas décadas", señaló en una columna publicada hoy en el diario The Boston Globe. Y en momentos en que se espera una inminente decisión de Obama sobre el envío o no de más tropas a Afganistán -que según adelanta hoy la prensa podría anunciar el próximo martes, tras largas semanas de reflexión sobre la mejor estrategia a seguir-, la India puede hacer mucho no sólo como vecino del conflictivo país, consideran expertos. Si el histórico diferendo indio con Pakistán se relajara, este país podría dedicar más esfuerzos militares al combate a los talibanes en Afganistán, coinciden analistas. "Estados Unidos debería trabajar de forma más activa entre bastidores para urgir a la India y Pakistán a que restauren el diálogo, reduzcan las tensiones bilaterales y se compromentan a lograr avances en el conflicto de Cachemira", afirmó Burns. A la par, apuntó Daniel Markey, del Consejo de Relaciones Exteriores, "la India quiere garantías de que Estados Unidos no va a abandonarlo todo y marcharse (de Afganistán), dejándole el desastre a la India, tal como sintió que pasó al término de la ocupación soviética", dijo al Los Angeles Times. Con una Casa Blanca que ha movido la prioridad bélica de Iraq a Afganistán y cuyo inquilino está prácticamente recién llegado de un viaje a China, Washington siente que ahora es tiempo de demostrarle a la India que no la ha dejado de lado dentro de su estrategia regional y global. "India 3.0", calificó el relanzamiento de las relaciones la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton. Una oportunidad que Singh tampoco parece estar dispuesto a despreciar. "Este es un momento de gran oportunidad en nuestra relación (...) basada tanto en los principios como en el pragmatismo", dijo el primer ministro indio al inicio de su visita de Estado a la Casa Blanca. "Deberíamos cooperar frente a los desafíos globales de combatir el terrorismo, hacer más limpio nuestro medioambiente y avanzar hacia un mundo libre de armas nucleares", concluyó.