viernes, 16 de octubre de 2009

ATAQUE SUICIDA EN PUNJAB, PAKISTANI


Más de cuarenta muertos
en un ataque suicida
múltiple en Pakistán
Los talibanes volvieron a golpear hoy a las fuerzas policiales y gubernamentales en Pakistán con un ataque múltiple de estilo "fedayín" en la ciudad oriental de Lahore y dos atentados en el conflictivo noroeste del país que causaron la muerte de más de 40 personas.
Nuevo ataque en Pakistán
Cerca de 20 insurgentes de entre 20 y 25 años de edad mantuvieron a Lahore en vilo durante unas horas con tres asaltos a instalaciones policiales de la ciudad, de siete millones de habitantes.
Estos ataques, que se iniciaron casi simultáneamente en torno a las 9.50 horas locales (3.50 GMT), se saldaron con la muerte de 29 personas: 13 terroristas y 16 policías y funcionarios.
El asalto de mayor duración tuvo lugar en los cuarteles generales de la Policía de elite de Bedian, una zona situada a las afueras de la capital cultural paquistaní.
Las fuerzas de seguridad recuperaron el control de este centro tras acabar con las vidas de cinco de los terroristas, quienes llegaron a tener algunos rehenes y mataron a seis policías durante el asalto, según la fuente.
Una hora antes, las fuerzas gubernamentales habían puesto fin a otro ataque fedayín contra la academia de cadetes de Manawan, situada en un área cercana, también a las afueras de Lahore, que ya había sido golpeada por un comando terrorista en marzo de este año.
Al menos seis agentes fallecieron en el enfrentamiento, que se cobró la vida de cuatro insurgentes, dos de los cuales se suicidaron al detonar una carga explosiva que portaban.
El tercero de los ataques en la capital de la provincia oriental de Punjab fue perpetrado contra las oficinas de la Agencia de Investigación Federal (FIA), donde cuatro miembros del organismo, entre funcionarios y agentes de seguridad, así como cuatro terroristas perdieron la vida.
La sede de la FIA en esta ciudad ya había sido objeto de un potente atentado suicida en marzo de 2008.
Las autoridades ordenaron el despliegue de las fuerzas paramilitares en varias zonas de Lahore y pusieron a las cuatro provincias del país en estado de alerta máxima.
Una facción local del movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), que aglutina a diversos grupos insurgentes del país, reivindicó la autoría de los ataques, según los medios paquistaníes.
Pocas horas antes del atentado múltiple en Lahore, un suicida había matado ya a 11 personas, incluidos tres policías, y herido a otras 24, la mayoría civiles, al empotrar un vehículo cargado de explosivos contra una comisaría de la localidad noroccidental de Kohat.
Y al término de la jornada, una nueva bomba colocada en un vehículo y activada mediante control remoto acabó con la vida de un niño e hirió a nueve personas frente a la residencia de un funcionario gubernamental en la noroccidental Peshawar, según una fuente policial citada por la cadena privada "Dawn TV".
Tanto el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, condenaron los ataques, ordenaron que se abra una investigación y reafirmaron su compromiso de eliminar el terrorismo y el extremismo, según sendos comunicados oficiales.