domingo, 20 de septiembre de 2009

Sospechosos de ataques en Mumbai serán acusados formalmente


Sospechosos de ataques
en Mumbai
serán acusados formalmente

El ministro paquistaní del Interior, Rehman Malik, habla durante una conferencia de prensa en Islamabad el sábado, 19 de septiembre del 2009. Malik dijo que un tribunal paquistaní va a instruir de cargos la semana próxima a siete sospechosos de los ataques terroristas en Mumbai.
ISLAMABAD -- Un tribunal paquistaní va a instruir de cargos la semana próxima a siete sospechosos de los ataques terroristas en Mumbai, pero la India tiene que proveer evidencias contra el jefe de un grupo islámico proscrito que Pakistán investiga en el caso, dijo el gobierno el sábado.
Las declaraciones del ministro del Interior Rehman Malik parecieron encaminadas principalmente a asegurar a la India que Pakistán va a llevar ante la justicia a los perpetradores de los ataques de noviembre que mataron a 166 personas y aumentaron las tensiones entre los dos países.
"Yo quiero decirle a la India que queremos ser sus amigos", dijo Malik a reporteros en Islamabad.
Dijo además que Pakistán está investigando formalmente a Hafiz Muhammad Said, fundador de Lashkar-e-Taiba, en la primera confirmación de que es considerado sospechoso en los ataques. Said encabeza ahora Jamaat-ud-Dawa, una presunta organización caritativa prohibida por Pakistán luego que la ONU la declarase fachada de Lashkar.
"El está incluido en la investigación", dijo Malik.
Añadió que Pakistán entregó a la India una lista de pedidos de evidencia adicional, especialmente apoyo forense e información sobre Said.
Al menos cinco sospechosos han estado en audiencias cerradas en un tribunal en una cárcel de máxima seguridad en Rawalpindi. Hasta ahora no han sido acusados formalmente y su próxima audiencia está fijada para el 26 de septiembre. Malik indicó que otros dos sospechosos se iban a integrar al grupo ante el tribunal
La India acusa al proscrito Lashkar-e-Taiba de los ataques en Mumbai, realizados por 10 hombres, nueve de los cuales murieron. Bajo enormes presiones internacionales, Pakistán reconoció que gran parte del complot se originó en su territorio.
Pakistán arrestó al fundador de Lashkar, Said, en diciembre luego que la India le entregase un expediente de evidencia, en un acto poco usual de colaboración entre ambos países. Pero en junio, un tribunal paquistaní suspendió su arresto domiciliario, diciendo que no había evidencia suficiente para detenerle.
La policía paquistaní dijo el viernes que planea arrestar a Said bajo cargos de que realizó una reunión pública ilegal y recaudó fondos para Jamaat-ud-Dawa en la ciudad de Faisalabad, en la provincia de Punjab, el mes pasado. Pero no indicó cuándo realizaría el arresto.
Se piensa que Lashkar tenía el apoyo de elementos de los servicios paquistaníes de seguridad en las décadas de 1980 y 1990, porque estaba enviando a sus miembros a combatir a las autoridades indias en Cachemira, un territorio cuya soberanía se disputan los dos países.