miércoles, 9 de septiembre de 2009

Familia de joven secuestrada y asesinada por la Policía india pide justicia


Familia de joven secuestrada
y asesinada por la Policía india
pide justicia

La familia de Ishrat Jahan, una joven estudiante india presuntamente secuestrada y asesinada por la Policía, pidió hoy la máxima pena para los responsables de los hechos, calificados por un panel judicial indio como un crimen extrajudicial.
Un panel legal de la ciudad de Ahmedabad (oeste) determinó este lunes que ni Jahan ni sus tres amigos abatidos por la Policía eran terroristas, y calificó esos asesinatos como un "falso" enfrentamiento orquestado por las fuerzas de seguridad indias.
"Ella era una patriota y amaba India tanto como tú y yo. Estamos felices de que finalmente desaparezca este borrón sobre nuestra familia y se haya demostrado que era inocente", dijo hoy una hermana de Jahan, Nusrat, en rueda de prensa emitida por los canales indios.
Ishrat, residente de un barrio de Bombay, era una estudiante de instituto que a la muerte de su padre comenzó a ganarse la vida dando clases particulares y tejiendo bordados para mantener a su familia, compuesta por su madre y seis hermanos pequeños.
El 15 de junio de 2004, ella y tres de sus amigos, Javed Ghulam Sheikh, Amjad Alí y Jisan Johar Abdul Gani, fueron abatidos por la sección policial de Detección de Crímenes a las afueras de la ciudad de Ahmedabad, en la región de Gujarat.
La Policía proclamó que los cuatro muchachos pertenecían a un módulo del grupo terrorista cachemir Lashkar-e-Toiba (LeT) y que estaban en misión para asesinar al jefe del Gobierno regional, el conservador hindú Narendra Modi.
Pero este lunes, el panel no sólo echó por tierra la versión de la Policía, sino que acusó a las fuerzas de seguridad de haber secuestrado a Ishrat y sus amigos en Bombay y de llevárselos luego a Ahmedabad, donde fueron asesinados bajo custodia policial.
El panel, encabezado por el magistrado S.P. Tamang, ha concluido un informe de 243 folios escritos a mano que acusa a oficiales concretos y que se encuentra ya en manos del tribunal que encargó la investigación.
En la India no son infrecuentes los casos de enfrentamientos "falsos" en el seno de la Policía: según reconoció ante el Parlamento indio el viceministro de Interior, Ajay Maken, sólo entre los meses de abril y julio hubo 28 casos.
Los canales de televisión indios y los principales diarios recordaron hoy cómo la policía alineó, sobre la carretera y junto a un todoterreno, los cadáveres ensangrentados de Ishrat y sus amigos, para que los medios pudieran tomar imágenes.
Algunos de los agentes supuestamente responsables de la muerte de Ishrat se encuentran ya en la cárcel por su presunta implicación en otro falso enfrentamiento.
De acuerdo con el panel, los policías implicados planearon el falso enfrentamiento de Ishrat para impresionar a Narendra Modi, obtener así una recompensa oficial y asegurar sus puestos.