domingo, 23 de agosto de 2009

Un hombre hindú, detenido por quemar la casa en la que dormían tres personas



Un hombre hindú, detenido por quemar la casa en la que dormían tres personas
El presunto homicida fue detenido tras la llamada de una mujer que denunció que la estaba amenazando
DESOLADO. Bhalwinder Singh retira los efectos calcinados durante el incendio.
La Policía Local de Valencia arrestó el pasado viernes a un hombre de 43 años natural de Gurdaspur (India) por provocar presuntamente un incendio en el interior de una vivienda en la que se encontraban tres personas.
La detención se produjo a las 17.45 horas en una alquería próxima a San Miguel de los Reyes, cuando una mujer llamó a la Sala del 092 para quejarse de que el presunto homicida le estaba amenazando y molestando.
La patrulla se desplazó para auxiliar a la víctima e identificó al individuo -M. S.- sobre el que recaía una reclamación judicial como autor de la tentativa de homicidio de tres personas. El arrestado ha pasado a disposición judicial en la Central de Detenidos.
Fuego provocado
Como ya adelantó el viernes LAS PROVINCIAS, dos inmigrantes indios, Bhalwinder Singh y su tío Dilbag Singh, junto a la esposa de éste último, dormían tranquilamente la siesta en su casa cuando se desató el fuego el pasado jueves sobre las cuatro de la tarde. El piso en el que viven las víctimas está situado en la avenida Juan XXIII.
«No conozco de nada al detenido» declaró ayer Dilbag, todavía conmocionado por lo sucedido.
La Policía Nacional está investigando cómo el presunto homicida pudo entrar en la vivienda. «Alguien tiene las llaves de mi casa», sospecha el inmigrante indio.
Según indicaron los primeros indicios -dos focos diferenciados y un mechero en el rellano-, el incendio fue intencionado. Al parecer, ardió primero una radio ubicada cerca de la entrada y luego la puerta y el rellano. «Han intentado matarnos», reconoció Dilbag asustado tras producirse el siniestro en su hogar.
La densa humareda despertó a los inquilinos del inmueble afectado, quienes, tras cortar la electricidad, pudieron extinguir ellos mismos las llamas. El cuerpo de Bomberos Municipales no llegó a intervenir.
El humo ascendió por la escalera hasta los pisos superiores del edificio, lo que supuso que cinco vecinos de la finca de la avenida Juan XXIII quedaran atrapados sin poder bajar a la calle. Los afectados buscaron refugio en la azotea, donde permanecieron durante algo más de 15 minutos.
Uno de ellos, Ramón Álvarez, temió por la vida de su familia. «Intenté bajar por la escalera, pero el humo lo llenaba todo. No se veía nada. En casa estaba mi mujer, mi hija de nueve años y una amiga. Junto con una vecina, subimos todos a la terraza y allí estuvimos», explica Ramón.
Hasta el lugar del siniestro acudieron agentes de la Policía Científica y del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional para aclarar lo sucedido. Los agentes pusieron en busca y captura al sospechoso tras averiguar su identidad, mandato que permitió finalmente su arresto por la Policía Local.