sábado, 22 de agosto de 2009

ATENTADO A SIKH EN VALENCIA



«Alguien ha intentado quemarnos»
Prenden fuego a la casa de una familia india mientras dormía en Valencia La densa humareda que se formó dejó atrapados en la azotea a cinco vecinos de la finca
ASUSTADO. Bhalwinder Singh, ayer, junto a la puerta de la casa incendiada en Valencia.

La cara de Bhalwinder Singh y de su tío Dilbag Singh era una mezcla de miedo y confusión. Estos dos inmigrantes indios y la esposa de Dilbag fueron ayer víctimas de un incendio mientras dormían la siesta en su casa de Valencia. Según los primeros indicios, dos focos bien diferenciados y un mechero en el rellano, el fuego fue intencionado. «Han intentado quemarnos», reconoció Dilbag indignado, con voz asustada.
Las llamas comenzaron sobre las 16 horas, en la casa en la que la familia india vive alquilada, un primer piso de la avenida Juan XXIII. Aparentemente ardió primero una radio en la salita de estar, cerca de la entrada, y luego la puerta y el rellano. «Nos despertó el humo, cortamos la electricidad y apagamos el incendio», relató el ciudadano indio.
No se explica ni quién ni cómo entró en la casa. Esos detalles están siendo investigados por la Policía Nacional, que durante más de dos horas tomó fotografías, recogió muestras y se entrevistó con los afectados y los testigos.
La densa humareda que se formó se abrió paso por la escalera y ascendió a los pisos superiores. Cinco vecinos quedaron atrapados. Era imposible salir a la calle y buscaron refugio en la terraza. Uno de ellos, Ramón Álvarez, temió por su familia. «Intenté bajar por la escalera, pero el humo lo llenaba todo. No se veía nada. En casa estaba mi mujer, mi hija de 9 años y una amiga. Junto con una vecina, subimos todos a la terraza y allí estuvimos durante casi 15 minutos».
Los bomberos no llegaron a intervenir. A su llegada las llamas habían sido extinguidas por Dilbag y su sobrino.