lunes, 13 de julio de 2009

CINCO HORAS DE TIROTEO EN ELPUNJAB


Tiroteo de cinco horas en Pakistán deja un miliciano muerto
Un tanque destruido en un enfrentamiento armado entre fuerzas de seguridad y milicianos extremistas en Pakistán aparece en una foto tomada el jueves 9 de julio del 209. Las fuerzas de seguridad atacaron un centro de estudios islámicos en Dera Ghazi Khan, en la provincia de Punjab, donde se ocultaban insurgentes vinculados al líder talibán paquistaní Baitullah Mehsud para lanzar un ataque. La policía de Pakistán mató el sábado a un presunto miliciano y se incautó un camión cargado con armas automáticas y explosivos después de un enfrentamiento armado de cinco horas en una escuela islamista de la región central del país.
Las fuerzas de seguridad atacaron el centro de estudios islámicos en Dera Ghazi Khan, en la provincia de Punjab, después de haber recibido información de que insurgentes vinculados con el líder talibán paquistaní Baitula Mehsud se ocultaban en el lugar haciendo preparativos para un ataque, dijo el agente policial Farhat Rasool.
Pakistán ha responsabilizado a Mehsud de ser el autor intelectual de una serie de ataques suicidas con explosivos en el país, los cuales han causado la muerte de más de un centenar de personas en meses recientes.
Los milicianos dispararon hacia la policía cuando ésta ingresaba al lugar y uno de los insurgentes murió en la balacera, dijo Rasool. Otros dos presuntos milicianos fueron arrestados.
"Desmantelamos un importante plan terrorista al incautar bombas, granadas, armas y otros proyectiles", dijo Rasool. "No existe duda que esos terroristas eran aliados de Baitula Mehsud y estaban en misión para perpetrar ataques", agregó.
El gobierno ha ofrecido una recompensa de 615.000 dólares por la cabeza de Mehsud y los militares se aprestan a lanzar una ofensiva contra el bastión del líder talibán en Waziristán del Sur, en la inestable región del noroeste paquistaní, fronteriza con Afganistán.
Anteriormente, Mehsud ha lanzado ataques fuera de su territorio tribal con el objeto de demostrar que puede asestar golpes duros al gobierno donde guste.