martes, 16 de junio de 2009

OFENSIVA ANTI TALIBAN


Pakistán lanza una "ofensiva general" contra los talibanes

PESHAWAR, Pakistán (AFP) — El ejército paquistaní intensificaba este lunes su ofensiva en el noroeste del país contra los talibanes y sus aliados de Al Qaeda, tras haber anunciado que esa operación seguiría hasta la "eliminación" de estos combatientes islamistas que multiplican los atentados de represalia.
La operación militar, lanzada a fines de abril, estaba limitada a la región del valle de Swat y sus alrededores.
El ejército bombardeó este fin de semana Waziristán Sur, Mohmand y Bajaur, tres distritos situados en las zonas tribales semiautónomas fronterizas con Afganistán. Estados Unidos considera esta zona como un refugio donde se esconden los combatientes de Al Qaeda y los talibanes afganos apoyados por los talibanes de Pakistán.
El ejército paquistaní afirma que mató al menos a unos 60 rebeldes en dos días, pero es imposible comprobar ese balance con fuentes independientes.
Los aviones y helicópteros de combate junto con el ejército bombardearon el domingo los refugios de los insurgentes en las zonas tribales, anunciaron fuentes oficiales, matando a 44 presuntos rebeldes durante el ataque.
"Durante la ofensiva (...), 29 rebeldes murieron y otros 25 resultaron heridos en la ciudad de Safi, en el distrito tribal de Mohmand", dijo un responsable de las fuerzas de seguridad en Peshawar, la capital provincial, al sur de Mohmand. Este lunes los ataques seguían en Mohmand.
"Ocho militantes incluyendo a su jefe murieron en la destrucción de un escondite y de una madrasa usada por los rebeldes", comentó otro responsable de las fuerzas de seguridad basado en Jar, capital del distrito de Bajaur.
En la zona de Jani Khel en el distrito de Banu, en la frontera con Waziristán Sur, los combatientes islamistas dispararon cohetes contra un puesto de policía y un aeropuerto, este lunes de madrugada.
El Gobierno "lanzó una operación general en las zonas tribales", incluyendo Waziristán, declaró el domingo Owais Ahmad Ghani, gobernador de la Provincia de la Frontera del Noroeste.
"Las operaciones seguirán hasta la eliminición de los combatientes", prometió el gobernador.
Ahmad Ghani indicó además que las autoridades paquistaníes tienen la intención de acabar con 'Baitulah Mehsud', jefe del Movimiento de los Talibanes de Paquistán (Tehreek-e-Taliban Pakistan, TTP), y sus partidarios.
El ejército paquistaní lanzó a fines de abril una operación militar contra los talibanes en la región del valle de Swat, más al norte, a la cual los rebeldes islamistas replicaron con varios atentados. Muchos de estos ataques fueron reivindicados por el TTP, basado en Waziristán Sur.
La nueva ofensiva organizada en las zonas tribales fue apoyada por Estados Unidos.
Washington expresó en repetidas ocasiones su preocupación por la progresión de los rebeldes islamistas en este país, y la amenaza que representan para la estabilidad en la región. Según el Gobierno estadounidense, los insurgentes paquistaníes apoyan los ataques contra las fuerzas afganas y norteamericanas en Afganistán.
El director de la Agencia Central del Inteligencia norteamericana (CIA), Leon Panetta, declaró la semana pasada que las tropas estadounidenses tenían la intención de intensificar la presión sobre los islamistas del lado afgano de la frontera, para cerrar las puertas de salida a los rebeldes.