sábado, 27 de junio de 2009

MIL CASOS FRAUDULENTOS DE ASILO


Descruben hasta mil casos fraudulentos de asilo en California

San Diego-Una corte federal en California encontró culpables a tres abogados y a dos intérpretes legales de haber usado documentos falsos y entrenado hasta a mil clientes para mentir ante cortes de migración en peticiones de asilo.
El subprocurador Benjamin Wagner informó que la corte determinó que una firma de abogados de California conspiró para defraudar al sistema legal estadunidense en el proceso de asilo, "fue un fraude masivo".
Un gran jurado había formulado cargos por conspiración y fraude contra los hermanos Jagprit y Jagdip Singh Sekhon, dueños del bufete jurídico en San Francisco, y contra otro abogado empleado de ellos y dos jóvenes mujeres traductora e intérpretes ante las cortes.
Los casos de asilo correspondieron a inmigrantes de India, Nepal, Fidji y Rumania. No hubo ningún caso de inmigrante latinoamericano, aclaró Wagner.
De acuerdo a la investigación, los abogados usaban papelería falsa con sellos y características oficiales de países extranjeros.
Además entrenaban a los solicitantes de asilo para que dijeran ante las cortes lo que ellos demostraban en esos documentos y ensayaban con esos mismos inmigrantes respuestas que darían a los jueces si eran interrogados.
Como la corte de migración en San Francisco es regional, los Singh Sekhon atrajeron casos de clientes en California, Arizona, Michigan e Illinois.
El subprocurador dijo que los fraudes se descubrieron luego de que un oficial de migración que tiene conocimientos sobre Rumania descubrió que dos solicitantes de asilo presentaban testimonios escritos muy similares sobre acontecimientos que pareciera que vivieron ambos.
La investigación se inclinó hacia la firma de abogados privados que había representado a esos solicitantes.
La corte llevó a cabo un juicio rápido que duró unos tres meses y concluyó con la determinación de culpabilidad para los cinco acusados quienes sin embargo obtendrán libertad bajo fianza.
Las autoridades permanecen sin aclarar si los casos de asilo concedidos a clientes de los Singh Sekhon pudieran reabrirse para revisarse.