miércoles, 25 de marzo de 2009

SANGRIENTOS COMBATES


Sangrientos combates en Cachemira entre la India y militantes islamistas

Las complicadas relaciones entre la India y Pakistán no viven días fáciles. Al menos 19 personas fallecieron en los enfrentamientos que mantienen soldados indios y militantes islámicos en la región de Cachemira desde hace cuatro días. Además, el único terrorista capturado vivo en los ataques a Bombay del pasado noviembre confirmó su nacionalidad paquistaní en su primera declaración ante un tribunal.
Los enfrentamientos comenzaron el pasado viernes cuando el Ejercito indio rodeó a un grupo fuertemente armado de militantes en el bosque de Shamsbari, cerca de la Línea de Control que divide Cachemira entre ambos países. Sólo ayer se produjeron nueve víctimas, la cifra más alta en un enfrentamiento entre ambas partes en un año. «El intercambio de fuego continúa» explicó el portavoz del Ejército indio J. S. Brar. «Once terroristas y ocho soldados, entre ellos un oficial, han muerto hasta el momento».
Dos de las tres guerras que han librado la India y Pakistán -en 1947 y 1965- han sido por la región de Cachemira. En 1989 surgió un movimiento separatista que lucha contra el dominio indio en la región, que ha dejado miles de muertos.
La situación parecía estabilizada después de un acercamiento en 2004 cuando el pasado noviembre diez terroristas sembraron el pánico en la ciudad de Bombay con un espectacular ataque. Durante tres días mantuvieron en jaque a la capital financiera india y se cobraron la vida de 170 personas.
India acusó del atentado al grupo terrorista pakistaní Lashkar-e-Taiba (LeT), que precisamente lucha por la anexión de Cachemira a Pakistán, y durante meses la tensión se elevó entre ambos vecinos.
«Sonreía todo el tiempo»
Mohammed Ajmal Kasab, el único terrorista capturado con vida, fue acusado el pasado febrero de acto de guerra contra la India y asesinato, entre otros cargos. De ser declarado culpable podría enfrentarse a la pena de muerte.
Con barba y sonriente se enfrentó ayer Kasab, a través de videoconferencia desde la prisión por motivos de seguridad, a su primera declaración. El juez M. L. Tahiliyani pidió al acusado que se identificase y especificase su nacionalidad. Kasab confirmó que procede de Faridkot, en la provincia del Punjab de Pakistán y pidió un abogado. «Estuvo riéndose durante todo el proceso y afirmó que procede de Pakistán», declaró el fiscal Ujjwal Nikam.
La India ha acusado a 38 personas del atentado de noviembre, la mayoría de ellos pakistaníes, pero solo Kasab y dos ciudadanos indios se encuentran en manos de la justicia. De acuerdo con la acusación, Hafiz Mohammad, fundador de LeT, sería el organizador del ataque.