viernes, 27 de febrero de 2009

REVOCAN PODERES DEL EJERCITO


El Gobierno cachemir se propone revocar los poderes especiales del Ejército
El Gobierno regional de Cachemira, en el norte de la India, ha iniciado el proceso para revocar los poderes especiales del Ejército en este estado en disputa con Pakistán, anunció hoy el jefe del Ejecutivo cachemir, Omar Abdullah.
Abdullah realizó el anuncio durante una intervención en un debate parlamentario sobre la Ley de Poderes Especiales de las Fuerzas Armadas (AFSPA) y las denuncias de violaciones de derechos humanos por parte del Ejército en la región, informó la agencia IANS.
"Hemos comenzado el proceso para revocar la AFSPA y la Ley de Área en Conflicto", dijo Abdullah durante la sesión, que se celebró en la capital de invierno de este estado indio de mayoría musulmana, Jammu.
"El primer paso ya se ha dado con el reemplazo de la Fuerza de la Policía Central de Reserva (CRPF) en Srinagar", añadió Abdullah mientras los parlamentarios golpeaban sus asientos.
La AFSPA, una ley del Parlamento indio promulgada en Cachemira en 1990, da poderes especiales a las Fuerzas Armadas en una zona de conflicto como la cachemir, donde a finales de la década de 1980 comenzó una insurrección armada que se cobró miles de vidas.
La ley otorga al Ejército inmunidad legal en el uso de la fuerza en caso de disturbios y le permite efectuar arrestos y registros de sospechosos sin órdenes judiciales.
El Ejército, que patrulla las calles de ciudades y pueblos, ha sido acusado por los activistas cachemires de cometer asesinatos extrajudiciales y de no respetar los derechos humanos en la región, donde están desplegados cientos de miles de soldados.
La reclusión del Ejército indio en los cuarteles era una de las medidas reclamadas por la principal fuerza opositora en el Parlamento, el Partido Democrático Popular, cuya líder denunció hoy que el pueblo cachemir "sigue siendo empujado fuera de sus casas y asesinado".
"Esto debe terminar", demandó la dirigente opositora, Mehbooba Mufti.
En los últimos años ha disminuido el número de víctimas mortales por el conflicto en Cachemira, aunque según cálculos oficiales quedan activos unos 800 insurgentes pertenecientes a una decena de organizaciones armadas independentistas o pro-paquistaníes.
La India y Pakistán, ambas potencias nucleares, se disputan esta región desde la independencia y partición del subcontinente, en 1947, y han librado dos guerras por su control.