sábado, 14 de febrero de 2009

MONINDER SINGH...ASESINO EN SERIE


Condenan a muerte a un empresario indio y su criado por matar a 19 niños...
Moninder Singh y Surender Koli son una pareja improbable. Moninder es un rico empresario. Surender, su empleado del hogar. A pesar de las diferencias sociales y de casta -insalvables en la India- están estrechamente unidos. Ambos son asesinos y violadores de niñas. Y ambos han sido condenados a muerte por ello.
La sala escuchó en silencio el veredicto del primero de los 19 casos registrados de «la casa de los horrores». «Todo está predestinado», dijo Moninder a su hijo tras escuchar la sentencia. A su lado Surender, menos flemático, lloraba. Por el asesinato de Rimpa Haldar, una niña de 14 años, les espera a los dos la horca.
El 29 de diciembre de 2006, la policía hacía un macabro descubrimiento en un bungalow de Noida, ciudad satélite de Nueva Delhi, reservada para la clase alta. En el patio trasero y en los sumideros de la mansión hallaron 57 bolsas enterradas con los restos de 19 personas, principalmente de niñas y mujeres jóvenes.
El caso Nithari estremeció al país y puso en entredicho el sistema policial y judicial. Los habitantes del pueblo de Nithari, cercano a Noida, acusaron a la policía de lentitud y negligencia por la procedencia humilde de las víctimas. Además, fue complicado encontrar abogados dispuestos a defender a los acusados.
En un primer momento Moninder fue exculpado de las acusaciones de rapto, violación y asesinato. Sólo se le acusó de delitos menores como el uso de prostitutas y presión a testigos.
Justicia al fin
El Departamento Central de Investigación culpó a su criado, Koli, de los asesinatos. Poco después se descubrió que Moninder había pagado a la policía para que le exculparan. La agente Simranjit Kaur se encuentra en prisión por aceptar sobornos, mientras que seis policías fueron despedidos por incompetencia y tres oficiales continúan suspendidos.
El caso Nithari estremeció al país y puso en entredicho el sistema policial y judicia
Finalmente, el tribunal decidió encausar también al rico empresario, quien había guiado a la policía hasta los restos de Rimpa. Moninder ha sido sentenciado por asesinato y Koli por secuestro e intento de violación. La condena es a morir en la horca, pero la pena capital rara vez se aplica en la India.
Durante la investigación, Koli admitió haber mantenido relaciones sexuales con niños de tres años, con cadáveres e incluso haber comido órganos humanos. «Es una victoria de la justicia», afirmó el abogado de la acusación Khalid Khan. La familia de la pequeña Rimpa señaló que «ahora estamos convencidos de que en este país hay justicia, incluso para los pobres».
Ha sido un largo camino desde que en junio de 2005 los padres de Rimpa denunciaron la desaparición de su hija. Los padres de otra joven desaparecida esperan que ahora haya justicia para ellos. Su hija Pinki desapareció en octubre de 2005. Pero deberán esperar. Moninder solo ha sido acusado del asesinato de Rimpa, mientras que Surender se enfrenta a juicios por 15 asesinatos más. Los asesinatos de tres personas más todavía no han sido presentados ante el tribunal.
La sentencia contra Moninder, de 55 años, y Koli, de 38 años, también incluye una compensación económica a las familias de las víctimas de 90.000 rupias, unos 1.500 euros.