viernes, 13 de febrero de 2009

AKSHAY KUMAR, UN SUPERASTRO DE BOLLYWOOD


Akshay Kumar: un superastro de Bollywood
EL ACTOR INDIO, CON SU VERSATILIDAD Y PASION, LLEGA A LAS PANTALLAS DE ESTADOS UNIDOS EN UNA COMEDIA SOBRE ARTES MARCIALES
El inesperado megaéxito de Slumdog Millionaire, un filme hablado en hindi e inglés, que se podría llevar el Premio de la Academia a la Mejor Película del 2008 --ya ha ganado varios incluyendo los recién entregados BAFTA en Inglaterra-- dirige la atención mundial hacia el arte trascendental de una de las industrias fílmicas más antiguas, prolíficas y lucrativas del planeta: Bollywood.
En la ciudad de Bombay, renombrada Mumbai, fue filmado Slumdog. Sin embargo, el término Bollywood --una fusión de Bombay y Hollywood-- sigue muy vigente y podemos esperar una nueva racha de películas en hindi que llegarán con más frecuencia a este país.
Bollywood ha tenido muchas superestrellas, entre ellas el actor Akshay Kumar, que este año protagoniza una producción conjunta de Estados Unidos e India titulada Chandni Chowk to China, la primera comedia de Bollywood sobre kung fu, distribuida por los estudios Warner Bros. Es solamente una de las más de 80 cintas que lo han establecido --y vale la comparación-- como un astro en Bollywood al nivel de popularidad de Tom Cruise, por ejemplo, en Hollywood.
''La industria fílmica india comenzó alrededor de 1916 y ahora es una empresa multimillonaria'', afirma Kumar. ``Somos un país con muchas culturas y obviamente incorporamos los bailes de diferentes ciudades y religiones [en los filmes]''.
El actor informa que 'a través de los años hemos producido muchas cintas sobre la urbanización moderna, pero todas siempre tendrán `un toque de Masala' [sabor auténtico]. Las películas indias siempre serán indias. Es un género en sí mismo aunque se puede adaptar a nuevos públicos y a los cambios que están ocurriendo en la cinematografía mundial sin que pierda su esencia''.
Esa esencia se representa en producciones coloridas, musicales, románticas, con acción y aventura, en la que de repente un actor o actriz puede interpretar una canción que se convierte en una espectacular coreografía, lo que da la impresión de que los numerosos actores que trabajan en estas cintas son más versátiles que la mayoría de los hollywoodenses. Y sin embargo, la realidad es otra, como señaló Kumar a El Nuevo Herald.
''Los actores en la India comienzan absolutamente de cero'', asegura.''Hacemos lo mejor que podemos y aprendemos de nuestras películas'', subraya, enfatizando que ''no tienen academias de actuación famosas como en Hollywood'', aunque sí hay algunas escuelas para recibir entrenamiento.
''He bailado en películas durante 18 años y todavía no me considero un gran bailarín'', confiesa Kumar sin pretensiones, aunque frente a las cámaras posee una versatilidad envidiable, sobre todo en las artes marciales.
''No se trata de tener talento sino de pasión'', acota.
Como en Hollywood, Kumar asegura que es extremadamente difícil convertirse en una estrella de Bollywood.
'No se puede aspirar a ser una `estrella' solamente'', precisa. ``Disciplina y respeto son las llaves principales [para entrar]. El resto es suerte, muchísimo trabajo y un par de hombros fuertes dispuestos a cargar un millón de obstáculos''.
El mismo Kumar, quien nació en Punjab en 1967, confiesa que inicialmente nunca soñó tener una carrera de actuación y no descarta que ''el destino'' tuvo algo que ver en el hecho de que se topara con lo que se convertiría en una profesión en la que ha alcanzado un nivel de fama y prestigio que trasciende las fronteras de su país y de Asia.
''Era un humilde muchacho de Chandni Chowk y ser el protagonista de una película estaba más allá de mis esperanzas o deseos'', confiesa. ``Yo era simplemente un cocinero [...] a quien le encantaba el karate''.
Aunque ha sido un prolífico superstar --tiene varias cintas pautadas para el 2009: Blue, Houseful, Eight By Ten e International Hera Pheri-- considera a su hijo, nacido de la relación con su esposa, la bella actriz Twinkle Khanna, su logro más importante.
'He sido un hombre muy dichoso. No `nací' talentoso pero he trabajado infatigablemente. Los éxitos en la taquilla, los premios, la fama y fortuna han sido consecuencia de la suerte'', recalca.
Sobre la colaboración entre Bollywood y Hollywood para producir más películas --y de seguro vendrán-- Kumar asevera con optimismo que ``somos dos industrias con la capacidad de hacer una buena conexión''.
''Ninguna está tratando de convertirse en la otra'', su-
braya. ''Somos creadores que amamos el cine mundial''. •