lunes, 19 de enero de 2009

REABRIRAN ESCUELA PARA NIÑAS


Pakistán: Reabrirán pronto escuelas destruidas para niñas

KARACHI _ El gobierno de Pakistán informó el domingo que buscará reabrir pronto varias escuelas para niñas, destruidas por milicianos islámicos en el noroeste del país, cuyas acciones recuerdan el régimen afgano del Talibán, que prohibió la educación para las niñas y obligó a que muchas mujeres renunciaran a sus empleos.
La ministra de información de Pakistán, Sherry Rehman, dijo que debe hacerse todo lo posible por garantizar que las clases en el valle del Swat se reanuden en marzo, tras las vacaciones invernales.
"Haremos lo mejor posible por reabrir las escuelas de niñas y trataremos de darles confianza. Tenemos que mostrarles un rayo de esperanza", dijo Rehman ante la prensa, en la ciudad de Karachi.
El gobierno fundamentalista del Talibán prohibió la educación para las niñas y obligó a que muchas mujeres renunciaran a sus empleos y se dedicaran a las labores domésticas.
La reapertura de las escuelas dependerá en buena medida de que se restablezca la seguridad en el valle, que colinda con una franja territorial controlada por tribus a lo largo de la frontera con Afganistán. Occidente está preocupado de que los cabecillas de al-Qaida se hayan refugiado en la zona.
Los guerrilleros del Talibán han librado una serie de combates violentos contra las fuerzas de seguridad en el valle durante más de un año, llevando a que la policía y las autoridades gubernamentales huyan de la zona.
En los meses recientes, los milicianos han volado o incendiado unas 170 escuelas, en su mayoría para niñas. En diciembre exigieron que todas las instituciones educativas para niñas cerraran para el 15 de enero.
Una asociación que representa unas 400 escuelas privadas ha señalado que esos institutos permanecerán cerrados después del receso invernal, por la amenaza.
Desde su derrocamiento en el 2001, se atribuyen a los seguidores del movimiento fundamentalista islámico numerosos ataque incendiarios contra escuelas en Afganistán, muchas de ellas construidas con ayuda occidental.
El año pasado, un ataque con ácido perpetrado por insurgentes del Talibán dejó inválidas a varias niñas.
El fortalecimiento de grupos del Talibán en el vecino Pakistán ha provocado una violencia similar.