domingo, 25 de enero de 2009

ATAQUEN PAKISTAN DICE OBAMA...

El presidente Obama
'ordena ataques en Pakistán
con aviones teledirigidos'

Misiles disparados por presuntos aviones teledirigidos estadounidenses han matado hoy [23 de enero] al menos a 15 personas en Pakistán, en el primero de estos ataques desde que Barack Obama es presidente, una clara señal de que no ha cambiado la controvertida política militar iniciada George W Bush.
Altos cargos de seguridad afirmaron que los ataques, en los que hasta cinco misiles cayeron sobre casas de varios pueblos, mataron a siete “extranjeros”, término que suele significar miembros de al-Qaeda, aunque testigos locales también afirmaron que habían muerto tres niños.
Desde el pasado mes de agosto decenas de ataques similes en el noroeste de Pakistán, un semillero de militantes talibán y de al-Qaeda, han provocado duras críticas por parte de su gobierno a Estados Unidos, que está atacando la zona con misiles lanzados desde aviones no tripulados de la CIA controlados desde centros de operación en Estados Unidos.
Las operaciones se habían intensificado el año pasado tras la frustración dentro de la administración Bush por lo que considera el fracaso de Islamabad en detener el flujo de combatientes talibán y de al-Qaeda desde las regiones tribales hacia Afganistán. Obama ha hecho de Afganistán su principal prioridad de política exterior y durante su campaña presidencial había afirmado que iba a considerar el emprender acciones militares dentro de Pakistán si su gobierno era incapaz o no deseaba enfrentarse a ellos.
Los ataques se produjeron al día siguiente de que Obama nombrara a Richard Holbrooke, un ex-embajador de NNUU, enviado especial en la región.
Ocho personas murieron cuanto los misiles alcanzaron un complejo cerca de Mir Ali, un centro de al-Qaeda en la región de Waziristan al norte de Pakistán. Otras siete personas murieron más tarde cuando dos misiles cayeron sobre una casa en Wana, en el sur de Waziristan. Altos cargos locales afirmaron que el objetivo en Wana era una casa de huéspedes que pertenece a un miembro de una tribu pro-talibán. Afirmaron que tres niños además los familiares de este hombre habían muerto en el ataque.
Pakistán se ha opuesto a estos ataques afirmando que son una violación de su territorio que mina sus esfuerzos por hacer frente a estos combatientes. Se calcula que desde el pasado mes de septiembre Estados Unidos ha llevado a cabo unos 30 ataques similares que han matado a más de 220 personas.