martes, 27 de enero de 2009

ARTE DE LA INDIA


La India se hace mayor,
de la eternidad a la modernidad
Después de explotar los temas y valores étnicos y tras descubrir que el desafío a lo tradicional y lo establecido no es ya una motivación suficiente, los artistas indios que desembarcan en ARCO buscan simplemente tener voz propia.
Es arte, es indio y, lo más sorprendente de todo, es moderno. ¿Exótico? Seguro, pero cada vez menos. No olvidemos que se trata del cuarto mercado del mundo en cuanto a importancia. Los números cantan: el valor de todo el arte indio junto subastado en 2003 fue de cuatro millones de euros. Este año se superarán los 120 millones. Y si atendemos a las previsiones de las principales casas europeas y norteamericanas, se avecina una auténtica invasión de artistas indios. No cabe duda: la India está de moda.
Los mayores retos a los que se enfrentan hoy los creadores indios son, precisamente, la atención desmesurada y las grandes expectativas depositadas en ellos. “Si no aprovechamos este momento y dejamos huella, pronto vendrá otro país aún más exótico –Pakistán, Indonesia o Vietnam – que cautivará al público occidental y se hará con su mercado. Eso no debe ocurrir”, advierte la crítica especializada Meera Menezes. Los tópicos del arte periférico que repite lo ya dicho en Occidente o los temas recurrentes como el desconcierto ante la modernidad y las crisis de identidad Oriente/Occidente parecen ya definitivamente superados. Y los artistas indios contemporáneos han pasado de reproducir las últimas tendencias vistas el año pasado en Nueva York a marcar su propia tendencia. Miguel Ángel Gayo Macias explica las particularidades del arte indio en una guía para orientarse por ARCO en esta nueva edición y Elena Pita presenta a sus principales representantes.