martes, 30 de diciembre de 2008

DESAFIO DE CACHEMIRA INDIA...


La Cachemira india desafía
el boicot separatista con una votación masiva

Desafiando el boicot propuesto por los grupos independentistas, los habitantes del estado indio de Jammu y Cachemira votaron de forma masiva en las elecciones de esta región, disputada por India y Pakistán desde la partición del subcontinente en 1947.
Con más de un 60% de participación, las elecciones -se han desarrollado en siete fases, entre el 17 de noviembre y el pasado día 24, y el recuento concluyó el domingo- ya han sido calificadas como «un voto por la integración nacional» por parte del primer ministro indio, Manmohan Singh, y como «una lección para nuestros vecinos», en referencia a Pakistán, por la presidenta del gobernante Partido del Congreso, Sonia Gandhi.
La Conferencia Nacional de Cachemira, la mayor formación en la región, musulmana y proindia, se ha impuesto en los comicios con 28 de los 87 escaños en juego, casi un tercio de los mismos. Sin embargo, deberá formar coalición con otro grupo político para gobernar. El socio probable es el Partido del Congreso que obtuvo 17 escaños, tres menos que en las elecciones de 2002. El Partido Bharatiya Janata -nacionalista hindú- dio la sorpresa al pasar de uno a once escaños.
Cachemira, el único estado indio de mayoría musulmana, se encuentra bajo control directo de Nueva Delhi desde el pasado julio a consecuencia de los peores disturbios en la región en una década. La cesión por parte del Gobierno local de terrenos a un templo hindú fue el detonante de unos enfrentamientos entre musulmanes e hindúes que se prolongaron durante dos meses y costaron la vida a 40 personas.
La alta participación en los maratonianos comicios es considerada en Nueva Delhi como un «veredicto» positivo a sus políticas y a India y un golpe a los grupos independentistas.
Sin embargo, el presidente de la organización independentista Hurriyat, Syed Ali Geelani, no se muestra conciliador. «El sentimiento de azadi (libertad) no ha muerto. La gente ha votado por las promesas de carreteras, electricidad, agua, no por la independencia. Veremos si pueden cumplir sus promesas de desarrollo».
Los analistas consideran que tras varias décadas de conflicto la extenuada población cachemir considera la independencia como una cuestión secundaria y está más preocupada por el desarrollo y progreso de la región.
La relativa falta de violencia ha sido la nota predominante del proceso electoral. En los comicios de 2002, en contraposición, murieron 700 personas, entre ellas políticos y trabajadores de partidos. Grupos como independentistas Lashkar e Taiba, acusado de los atentados de Bombay del pasado noviembre, han permanecido inactivos en la región durante las elecciones.