jueves, 4 de septiembre de 2008

MILES DE CRISTIANOS REFUGIADOS POR VIOLENCIA HINDU


El Tribunal Supremo de India ordena el despliegue de Policía adicional para proteger a los cristianos en el este
NUEVA DELHI, 4 Sep. (Reuters/EP) - El Tribunal Supremo de India ordenó hoy el despliegue de cuatro batallones más de Policía para proteger a los cristianos que viven en el este de India, donde la violencia religiosa entre hindúes y cristianos ha terminado con la vida de al menos 16 personas, la mayoría de ellos de cristianos.
Miles de cristianos se han refugiado en campamentos improvisados erigidos por el Gobierno en el estado de Orissa, donde una multitud de hindúes intentaron arrasarlo todo después del asesinato de un líder hindú, hecho tras el que comenzaron a incendiar iglesias y a destrozar casas.
La violencia ha continuado de forma esporádica, y la Policía informó hoy de que una multitud de cerca 1.000 hindúes habían atacado un campamento que alberga a cristianos, tras lo que resultaron heridas al menos dos personas, aunque los medios locales aseguran que al menos 40 personas han sido heridas.
El Tribunal Supremo pidió al Gobierno que despliegue un número adicional de Policía Federal en Kandhamal, el distrito más afectado de Orissa. "El Consejo para el estado de Orissa establece que se necesitan cuatro batallones más de Policía", según señala la orden del tribunal.
La orden llega después de que un arzobispo cristiano, que había apremiado al tribunal a detener una marcha planeada por un líder radical hindú en Kandhamal, presentara una petición ante el Tribunal Supremo debido al miedo de que se pudiera aumentar la tensión entre las comunidades.
El Gobierno afirmó que la región se encontraba "con mucha, mucha, tensión" y que no se permitiría en este territorio ninguna manifestación religiosa. "El Gobierno estatal prevendrá cualquier cosa que pueda crear un problema legal o de orden", declaró el consejero gubernamental del estado de Orissa, K. K. Venugopal.
La violencia de la semana pasada fue una reacción contra la muerte de Saraswati, líder de la organización extremista hindú 'Vishva Hindu Parishad' (VHP), que dirigía una campaña contra las conversiones al cristianismo.
La violencia ha generado una condena mundial mientras los grupos cristianos piden al Gobierno indio que proteja a los miembros de sus comunidades en el estado de Orissa.
Un de los abogados de los grupos cristianos, Collin Gonsalves, declaró ante el Tribunal que una iglesia y 50 casas pertenecientes a cristianos fueron incendiadas incluso mientras un representante del Ministerio del Interior realizaba una visita a las zonas afectadas.