jueves, 4 de septiembre de 2008

ESTAN DESESPERADOS...


India: "Están desesperados"
Casi medio millón de personas continúan a la espera de ser rescatadas en la India tras las severas inundaciones que han afectado al estado de Bihar, según informaron organizaciones de ayuda.
Algunas ONG calculan que alrededor de 500.000 personas necesitan ser rescatadas.
Las lluvias monzónica hicieron que el río Kosi cambiara su curso, lo que afectó severamente áreas que generalmente no suelen inundarse.
Las autoridades han sido criticadas por no rescatar a la totalidad de las víctimas una semana desde de que se hiciera visible la magnitud de las inundaciones.
Mientras tanto, las lluvias también han causado daños en el estado de Assam, así como en otros países de la región, como Nepal y Bangladesh.
La organización no gubernamental Mandan Bharti Jagriti Samaj (MBJS), ubicada en Bihar, le explicó a la BBC que alrededor de 500.000 personas necesitan ser rescatadas.
"Se encuentran en los techos de los edificios... están desesperados a la intemperie", dijo la portavoz de MBJS, Narenda Kumarjha.
"Los cadáveres están flotando en el agua junto con los cuerpos del ganado muerto. Las personas se han visto obligadas a beber de esa misma agua", agregó Kumarjha.
Falta de organización
Los cadáveres están flotando en el agua junto con los cuerpos del ganado muerto. Las personas se han visto obligadas a beber de ese mismo agua
Narenda Kumarjha, portavoz de la ONG Mandan Bharti Jagriti Samaj
En uno de los distritos más afectados, Supaul, unas 280 aldeas continúan aisladas, informó esta organización.
El enviado especial de la BBC a la zona, Damian Grammaticas, viajó en un pequeño bote de rescate en el distrito de de Madheupra, y presenció aldeas y vías de tren sumergidas.
"El agua de las inundaciones se han extendido 100 kilómetros. Pero la operación de rescate no están bien organizada", explicó Grammaticas.
El periodista agregó que las personas fueron llevadas a tierra firme para ser abandonadas a su suerte.
Hasta el momento cerca de medio millón de personas han sido evacuadas en Bihar.
El número oficial de muertos es de 75, pero agencias humanitarias advierten que muchas mas personas han fallecido.
Campos de refugiados
Los afectados se refugian en los techos de los edificios a la espera de ser rescatados.
Decenas de miles de sobrevivientes han llenado campos de refugiados que no poseen las condiciones sanitarias básicas y en los que la tensión crece ante la falta de material de emergencia.
Se espera que en los próximos días el número de personas se duplicará en los campos de refugiados y se teme que las condiciones sanitarias puedan desatar enfermedades como el cólera.
La ONU advierte que "el calor, combinado con la falta de suministros, agua potable y condiciones propicias de higiene, constituye un alto riesgo para la propagación de enfermedades infecciosas".
Los campamentos han sido mantenidos por voluntarios y grupos comunitarios, pero la falta de una coordinación central ha limitado los esfuerzos.
En el estado de Assam, las lluvias monzónicas ocasionaron que el río Brahmaputra se desbordara, desplazando de cientos de miles de personas.
Más de 100 poblados han sido inundados, informaron las autoridades.
¿Desastre natural?
El desastre se inició el 18 de agosto cuando el río Kosi se desbordó hacia el interior de Nepal, en donde el río también es llamado Saptakoshi.
Se teme que las condiciones sanitarias puedan desatar enfermedades como el cólera.
La corriente es regulada por una barrera -en el lado nepalés de la frontera- construida en la década de los años 50. Según un acuerdo firmado por ambas naciones, la India se comprometió a pagar por los trabajos de construcción y su mantenimiento. Algunos analistas indican que la estructura sólo fue construida como una solución temporal que debía durar entre 20 y 30 años.
Otros acusan al gobierno indio de haber fallado en su deber de mantener y reparar las defensas. Si lo hubieran hecho -argumentan- el río no se habría salido de su cauce.
Por su parte, ingenieros indios dicen que las autoridades de Nepal no les dieron acceso seguro para realizar las obras de mantenimiento y que existieron problemas laborales.
También se habla de graves problemas de sedimentación y corrosión natural.
Los críticos argumentan que los esfuerzos conjuntos para controlar el problema también fueron inadecuados.
Estragos en Nepal
Tan solo en Nepal, centenares de personas han sufrido de enfermedades como diarrea y neumonía, y se estima que 50.000 se quedaron sin casa, informaron fuentes oficiales.
Según informes gubernamentales, cerca de 1.000 casas han sido totalmente destruidas y los suministros de energía y las líneas de transporte han sido fuertemente afectadas.
El costo de la catástrofe para la economía nepalí se estima en de US$14.25 millones.
En Bangladesh, por su parte, decenas de miles de pobladores permanecen aislados y se teme que las condiciones empeoren.