viernes, 19 de septiembre de 2008

ESPOSA INDIAS ESCLAVIZADAS...


Medidas de protección para las indias abandonadas por esposos de la diáspora
Soñando con una vida mejor en el extranjero, miles de mujeres de la India se han casado con indios de la diáspora para terminar de 'criadas gratis' o abandonadas sin ayuda a miles de kilómetros de distancia de sus seres queridos.Alarmado por la frecuencia de estos casos, que una fuente oficial cifró el año pasado en 30.000, el Gobierno indio se ha puesto en marcha para proteger a estas mujeres dándoles apoyo legal y financiero.El Ejecutivo aprobó este mes una serie de medidas que incluyen el registro obligatorio de estos matrimonios, un sistema más eficaz de identificación y seguimiento del emigrante con la mención de su estado civil en el pasaporte, la ejecución de juicios rápidos en los tribunales indios y la denegación de salida a los hombres con una causa abierta en la India.Además, el Gobierno pretende mejorar los acuerdos de asistencia legal con los países donde se concentra la mayoría de los 25 millones de indios de la diáspora, como EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia o Nueva Zelanda, 'donde el problema de los repudios de mujeres indias es agudo', según un comunicado oficial.'Lo más importante es que hemos facultado a varias organizaciones indias en el extranjero para dar asistencia legal a las mujeres abandonadas allí y además hemos aprobado una ayuda financiera de 1.000 dólares a cada una', informó a Efe una fuente del Ministerio de la Diáspora.Según dijo, los litigios relacionados con estas bodas son 'muy complicados' ya que 'interviene el derecho privado internacional'.Además, el Ministerio ha elaborado un libro de advertencias que aconseja a las familias verificar los antecedentes del pretendiente de sus hijas, para no caer en engaños sobre su solvencia económica, estado civil o situación legal.'El riesgo añadido de estos matrimonios es que la mujer se encuentra aislada, muy lejos de casa en tierra extranjera, con limitaciones idiomáticas y falta de conocimiento del sistema policial y legal y del apoyo de su familia y amigos', alerta la guía.En la India, donde la mayoría de los matrimonios son concertados por los padres, hay una obsesión por encontrar para las hijas una pareja que resida en países más desarrollados, donde esperan que tendrá una vida mejor.Esto permite a los pretendientes exigir que la dote, una práctica común en la India, se eleve a millones de rupias.'En su obsesión por enviar a sus hijas al extranjero, los padres se aprestan (a pagar) sin averiguar los antecedentes del chico y muchas veces son engañados', dijo a Efe un residente de Delhi, R.P.Singh, una de cuyas familiares terminó casada con un expatriado buscado por la Justicia en EEUU.Singh opinó que los indios de la diáspora prefieran esposas de su país de origen porque son más sumisas y al final sirven mejor al propósito de 'criadas gratis' que cuidan de la casa y los suegros y, en muchos casos, también son maltratadas.El portavoz del Ministerio para la Mujer, N.C. Joshi, compartió una opinión parecida, y condenó la 'actitud egoísta' de los padres que 'obligan a sus hijos a traer una nuera que comparta su cultura y les cuide en su vejez', algo que las chicas más independientes del país extranjero no suelen ofrecer.'Los chicos se casan bajo esta presión y luego las abandonan', explicó.Incluso se han registrado casos de indias recién casadas que llegan al país de su marido sólo para descubrir que ya tiene otra esposa o amante.'Muchas veces, se las llevan, les quitan el pasaporte o no prolongan sus visados. Eso hace su estancia en el país extranjero ilegal', expuso Joshi.Y, como su boda en la India no ha quedado registrada, ni siquiera pueden ofrecer una prueba que las ampare.También se dan casos de hombres que desaparecen con la dote y no vuelven, como prometieron, a recoger a sus mujeres con los papeles en regla, y hasta de 'vacaciones matrimoniales' como las que hacía Gurdev Singh, un indio cincuentón residente en Alemania con esposa germana, que llegó a casarse y disfrutar la luna de miel (y de la dote) con tres chicas indias.Según informó una fuente policial a la agencia IANS, Singh fue detenido el viernes pasado cuando la Policía, alertada por su cuarta esposa, Rajinder Kaur, irrumpió en la ceremonia de su quinta boda en una población de Punjab (norte). Las otras dos novias indias ni siquiera lo habían denunciado.