martes, 19 de agosto de 2008

ZOROASTRIANOS EN INDIA

Un libro interesante sobre los Zoroastrianos de la India
Ya que tengo que devolver a la biblioteca el libro de Azar Mahloujian: “Vi lyser som guld” ( Destellamos como oro), no lo haré sin antes comentarlo para el lector de Cuba Nuestra, ocurre que la obra trata de una de las religiones que mas me fascinan, el zoroastrismo, así como de su sobrevivencia en condiciones de exilio en la India, después de haber sido, durante siglos y antes del arribo del Islam, la religión oficial en Persia o Irán, como también se nombra ese país.
Antes de continuar mi comentario debo decir que, posiblemente como usted, la primara vez que supe del nombre del fundador de esta religión, fue gracias al libro Así habló Zaratustra (1883-85) de Friedrich Nietzsche. Aunque la introducción del profeta por el filósofo alemán es en realidad un pretexto para exponer su propia filosofía, la cual poco o nada tiene que ver con lo dicho por el auténtico Zoroastro o Zaratustra histórico- El auténtico Zoroastrismo, no es el de Nietzsche, sino esa mezcla de religión y filosofía de carácter dualista creada por el profeta y reformador iraní Zaratustra, ella también se conoce como Mazdeísmo por el nombre de la Deidad Ahura Mazda y hoy se practica fundamentalmente en la India e Irán.
La obra de Azar Mahloujian publicada en el 2006 por la editorial sueca Atlas (www.arenagruppen.se) tiene la virtud de atraer como el imán al hierro, cosa que rara vez ocurre, al menos en mi caso, cuando leo a un autor en otra lengua, que no sea la mía, el castellano. En este caso la escritura sueca, no hace que se detenga ni por in segundo el interés por lo que, Mahloujian tiene que contarnos de su pueblo. Digamos de la autora, que esta emigró de Irán a Suecia en 1982 de Irán y esto de ofrece una doble perspectiva para enfocar la existencia de los zoroastristas obligados a emigrar desde Persia a la India, hará unos 1200 años, para conformar esa comunidad que conocida como los Parsi, un grupo que no sin perder identidad ni tradiciones, ni historia se ha convertido en una de las mas respetadas de la India. Azar Mahloujian, con una visión un tanto occidentalizada ha viajado en busca de sus raíces zoroastrianas, y de paso estudiado aquella gente que se negó a convertirse al Islam y que pese a la diferencia de religiones siguen conmiserándose tan persas como el resto de los habitantes de Irán. Los viajes los realizó la escritora en tres ocasiones, entre 1999 y 2006, de sus vivencias, así como de sus estudios en la Bristish Library India Office y las School of Oriental and African Studiers en Londres, salió el contenido de un libro que bien vale la pena vertir al español, para servicio y disfrute de todos los que tenemos alguna vocación orientalista. La escritora viaja a Bombay con tal de encontrarse, en carne y hueso a esos representantes de la comunidad Parsi, que toman su nombre de una importante provincial Persa: Pars (Fars), país del que han perdido incluso la lengua, pero no la historia, ni el sentido del origina, es aquí donde la religión juega el papel de identificador. No será difícil dar con ellos, pues de los 130 zoroastrianos que viven en el mundo 69000 radican en la India, y de estos 550000 en la propia Bombay. Hay que decir, que a pesar de las presiones de los islamizadotes, se considera que en Irán sobreviven oficialmente 45000 zoroastrianos, cifra dudosa si se tienen en cuenta la capacidad del régimen para manipularla. En el libro encontramos resumida la historia de la invasión islámica a Persia y la huida de los seguidores de las enseñanzas de Zaratustra. La desgracia comenzó durante reinado de Yazdared III, de la dinastía de los sasánida, que ocurrió la desgracia. El rey habría ascendido al trono en el 632 para, gobernar un país en pleno caos u disolución, los árabes fueron tomando fuerza, derrota tras derrota de Yazdared III, hasta que este fue asesinado en el 651y sus hijos obligados a exiliarse en China, sin posibilidades de retorno, con ello no solo s puso fin a la dinastía sasánida sino que Persia se convirtió en un califato musulmán. La autora va contra diversos mitos de la historia de su país, por un lado explica como la islamización tomó mucho mas tiempo en establecerse que el que aseguran los historiadores oficiales de Irán, por otro lado desacraliza el zoroastrismo, demostrando como sus sacerdotes, a tenor de lo que enseñara su fundador, terminando convirtiéndoos en una casta, que justificabas las tiranías y de cierta manera estableciendo una teocracia en Persia, similar a la que hoy sufre, aunque con otro signo religioso, el país. Al margen de lo que nos cuenta la autora de su encuentro con los maestros del K.R. Cama Oriental Institute, donde radica el Zorostrian Studies, es de gran interés lo que ella nos dice de las controversiales relaciones entre Persia y la India, relaciones que si bien se dificultan por el lado religioso, se complementen por el lado conservador, por ejemplo con la aceptación que tiene el cine indio en Persia, como una alternativa al decadente cine occidental y es que los actuales iraníes se identifican mas con las doncellas que se van a la cama sin quitarse en velo, tal y como las presentan los musicales ”bollywoodendes”. En resumen estamos frente a un libro que nos enseña, como viven los zaratustrianos tanto en la India como en el Irán musulmán de hoy, y de paso que las enseñanzas de esa religión son algo más, cuando no diferente de lo que nos enseña Friedrich Nietzsche en su célebre Así hablo Zaratrusta, se lo recomiendo pues a quien pueda leer en sueco, y a quien no, que le pida a su editorial preferida que lo traduzca, le prometo que lo disfrutará.