martes, 26 de agosto de 2008

VIOLENCIA HINDU


Cuatro muertos por violencia religiosa en India
BHUBANESWAR, India (Reuters) - Cuatro personas murieron cuando grupos hindúes y cristianos chocaron el martes en el este de India, donde decenas de iglesias fueron incendiadas en una espiral de violencia religiosa criticada por el Vaticano.
Las autoridades indias impusieron un toque de queda en nueve pueblos del distrito rural de Kandhamal, en el estado de Orissa, para tratar de frenar dos días de violencia en los que un orfanato cristiano fue incendiado por presuntas bandas hindúes enfurecidas por el asesinato de su líder.
Funcionarios de Orissa dijeron que al menos cuatro personas, entre ellas una mujer, murieron en el pueblo de Barakhama, Kandhamal, en choques armados entre hindúes y cristianos.
"La policía dispersó a ambos grupos y controló la situación," dijo Satyabrata Sahoo, funcionario administrativo de alto rango.
Con estas cuatro muertes, el número de víctimas por la violencia llegó a seis, entre ellas dos personas que fueron quemadas vivas dentro de sus casas por turbas hindúes. Más de una decena de iglesias fueron atacadas.
La violencia comenzó después que hombres armados mataron a un dirigente hindú vinculado al partido de oposición nacionalista Partido Bharatiya Janata y a otros cuatro la semana pasada, en un ataque que los hindúes atribuyen a cristianos.
El líder encabezaba una campaña para reconvertir a hindúes y pobladores tribales pasados al cristianismo.
Estaciones locales de televisión mostraron a enfurecidas turbas vandalizando una iglesia, apilando muebles y prendiéndoles fuego. Habitantes de la zona bloquearon carreteras con troncos y rocas para impedir el acceso de la policía. El Vaticano condenó los ataques, pidiendo que se "reconstituya el clima de diálogo y respeto."
"La Santa Sede expresa solidaridad con las iglesias locales y las congregaciones religiosas involucradas, rechaza estas acciones que hieren la dignidad y la libertad de las personas y comprometen la convivencia civil pacífica," dijo el Vaticano en un comunicado.