viernes, 29 de agosto de 2008

PAKISTAN DIVIDIDO


Pakistán: la coalición de gobierno se divide
El ex primer ministro pakistaní Nawaz Sharif ha retirado a su partido PML-N –el segundo más grande del país- del ejecutivo que lidera el PPP, de la fallecida Benazir Bhutto.
Pakistán, inmerso en una espiral de violencia que no cesa
Sharif ha estado en disputa con el partido más grande del país, el PPP, sobre la reinstalación de los jueces que fueran destituidos por el ex presidente Pervez Musharraf. Ambas partes también disienten sobre quién debería ser el próximo presidente. La medida arroja a Pakistán hacia una mayor confusión, en tiempos de pesimismo económico y amenazas crecientes de parte de los militantes. La rupia pakistaní cerró en un récord de baja el lunes y las acciones cayeron en un dos por ciento. “Rol constructivo” Sharif dijo a los periodistas en Islamabad que el PPP –liderado por el viudo de Benazir Bhutto Asif Zardari- había roto promesas, en particular en relación a la cuestión de los jueces. “Cuando los documentos escritos son abiertamente desobedecidos, la confianza no puede mantenerse”, señaló. “No podemos encontrar un rayo de esperanza”. El PPP teme que si todos los jueces destituidos por Musharraf vuelven a sus puestos, podrían invalidar la amnistía que permitió que Zardari y Bhutto regresaran al país el año pasado. Ello dejaría a Zardari abierto a que sea sometido a proceso judicial en base a cargos por corrupción, de larga data. Sin embargo, Sharif dijo que su partido quería interpretar un rol constructivo en la oposición, señalando que no intentaría derrocar al gobierno por ahora. Incómodo Sharif también señaló que el PML-N estaba postulando un nombre “no-partidista” para la elección presidencial estipulada para el 6 de septiembre, un ex presidente de la Corte Suprema, Saeeduzzaman Siddiqui. Los líderes de los dos partidos habían acordado reducir los poderes de la presidencia en un país donde el presidente ha destituido en el pasado gobiernos elegidos democráticamente. Sharif señala que mientras la presidencia permanezca como un puesto poderoso, debería haberse acordado un candidato no partidista aceptable para todos, antes que Zardari. Corresponsales en Islamabad afirman que el PPP tiene otros partidos en la coalición y que el gobierno no caerá. Sin embargo, el PPP podría encontrar a Sharif como una figura poderosa que incomoda para tenerla en la oposición en momentos en que el país carece de un sentido de dirección política.