jueves, 14 de agosto de 2008

OPERACION "FERIANTE" ANTI-INMIGRANTES EN ESPAÑA


“En el camión íbamos 3 indios y 6 marroquíes”
La Delegación del Gobierno actualizó ayer los datos de la Operación Feriante, situando la cifra de detenidos en 111 personas en situación irregular de distintas nacionalidades, entre ellas 34 residentes en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, CETI. Los indios Amad Ajaaz y Raki Sakri, ambos componentes de este grupo, fueron devueltos al centro del Jaral el mismo domingo que, entre cochecitos infantiles, intentaron cruzar a la península.
“Pasamos toda la noche en los alrededores del recinto ferial, esperando a que los propietarios de los camiones estuvieran distraídos para meternos en los camiones”, relata Ajaaz, de 37 años y natural de Baramola, en Cachemira. Sakri guarda silencio junto a él, no confía en recordar lo ocurrido.“Serían las seis de la mañana cuando pudimos entrar en el camión de una de las atracciones”, comenta el indio, quien asegura que nadie le comentó la posibilidad de huir de Ceuta escondido en uno de los vehículos de los feriantes que vuelven a la península tras las fiestas patronales.“En el camión íbamos tres indios y seis marroquíes”, recuerda Ajaaz, dato que confirma Sakri, quien parece relajarse en el transcurso de la conversación. “En el interior del vehículo había pequeños coches, como de tamaño para los niños, y nosotros estábamos escondidos en los huecos entre ellos”, detalla el protagonista de la historia, cuyo peso puede oscilar en torno a los 80 kilos y su estatura puede ser de 1,70 metros.Ajaaz y Sakri, junto a un compañero del CETI de la misma nacionalidad y seis desconocidos marroquíes fueron trasladados hasta el puerto por un feriante ajeno a lo que ocurría entre los ‘cacharritos’. “El dueño no sabía nada, nos metimos en un descuido”, aclara el indio de Cachemira.Para su desgracia el viaje no les llevó muy lejos. Una hora más tarde del inicio de su aventura, ésta se vio truncada por el primer control de la Guardia Civil. “Al principio estábamos asustados porque no sabíamos qué iba a pasar con nosotros, pero simplemente nos devolvieron al CETI”, concluye.En cuanto a la razón por la que intentaron esta vía de entrada a la península, hasta Sakri lo tiene claro: “queremos una vida mejor”.
Los subsaharianos dicen “no”
Los residentes del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, CETI, procedentes de estados subsaharianos, indicaron que no suelen servirse de los camiones en la Operación Feriante para alcanzar tierras gaditanas. “Los argelinos son quienes más utilizan este método”, comenta uno de ellos mientras toma el sol en el patio del centro.Un grupo de argelinos que llegaba sobre el mediodía al CETI para el almuerzo comentó que sí conocen la Operación Feriante y la posibilidad de cruzar a la península oculto en una atracción de feria, pero ninguno de ellos lo había intentado nunca, como indicaron con sus gesticulaciones.Los 68 hindúes que habitan los bosques también rechazan este tipo de método de evasión porque lo consideran demasiado “arriesgado” y un peligro para su integridad física.Amad Ajaaz y Raki Sakri, los dos residentes en el CETI que aseguraron haber participado en la Operación Feriante, explicaron que, como ya informó la Delegación del Gobierno, “los marroquíes son quienes más presencia tenían en los alrededores de la feria durante la madrugada del domingo”. Los indios comentaron que no pueden decir que el año que viene no lo intentarán porque no saben si continuarán en la ciudad.