viernes, 29 de agosto de 2008

ENFERMÓ EL DALAI LAMA...


Ingresa Dalai Lama a hospital en India por malestar estomacal
El Dalai Lama, quien llegó a Bombay esta mañana para trasladarse a las oficinas del gobierno tibetano en el exilio de Dharamsala, en el norte de India, debía completar varios análisis clínicos que inició a principios del mes por un fuerte dolor abdominal. El líder espiritual tibetano Dalai Lama fue internado hoy en un hospital de la ciudad de Mombay, oeste de India, afectado por un malestar estomacal, informó su portavoz y secretario, Tenzin Takhla.
En una entrevista telefónica a la agencia japonesa Kyodo, Takhla explicó que el líder espiritual tibetano, de 73 años de edad está, en buen estado de salud y que mañana viernes será sometido a varias prueba médicas.
El Dalai Lama, quien llegó a Bombay esta mañana para trasladarse a las oficinas del gobierno tibetano en el exilio de Dharamsala, en el norte de India, debía completar varios análisis clínicos que inició a principios del mes por un fuerte dolor abdominal.
De acuerdo con una declaración difundida en el sitio web de su oficina, el Dalai Lama ha estado sufriendo en los últimos días de un malestar general, que sus médicos personales han atribuido a "agotamiento".
En la declaración con fecha del 27 de agosto, se informó además la suspensión de todos los compromisos del líder espiritual para las siguientes tres semanas, incluidas sus visitas a México y la República Dominicana, programadas para el mes próximo.
El Dalai Lama regresó a India el domingo pasado tras una visita de 12 días a Francia, después de haber viajado a Estados Unidos en julio y a Australia en mayo.
El líder espiritual tibetano, quien ha estado en el exilio desde el abortado levantamiento contra el dominio chino en el Tíbet en 1959, obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1989 por su persistente resistencia y lucha por la autonomía tibetana.
Considerado por los tibetanos como la reencarnación viviente de Buda, el Dalai Lama afirma que no sólo lucha por la independencia del Tíbet, sino la instalación de una "autonomía genuina" para proteger su religión, idioma y cultura.