viernes, 22 de agosto de 2008

200.OOO DESPLAZADOS POR REPRESION DEL EJERCITO


Más de 200.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en los últimos días debido a la operación iniciada por el Ejército paquistaní contra los talibán en la región de Bajaur, en el noroeste del país, según denunció hoy el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que ha lanzado una campaña humanitaria para asistir a 64.000 de ellos.
"En los últimos días un amplio número de civiles, la mayoría mujeres y niños, se han visto obligados a abandonar sus hogares en Bajaur y dirigirse a otros distritos fronterizos", denunció el director de la delegación del CICR en Pakistán, Pascal Cuttat.
A principios de este mes, un grupo armado de milicianos atacó con artillería y armas automáticas un puesto de control policial, hiriendo a cinco policías. En respuesta, las fuerzas de seguridad paquistaníes dieron inicio a una operación contra diversos refugios talibán en Bajaur, provincia conocida como santuario y refugio de los talibán paquistaníes en el noroeste del país, cerca de la frontera con Afganistán.
Los talibán se atribuyeron ayer la autoría de los dos atentados suicidas perpetrados esta semana en Pakistán y que acabaron con la vida de 101 personas en dos localidades situadas en el noroeste del país y aseguraron que se habían cometido en respuesta a la campaña militar en Bajaur y aseguraron que si el Gobierno no detiene el operativo continuarán cometiendo atentados en todo el país.
"A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades y ONG locales, esos desplazados necesitan urgentemente comida, agua potable y refugio", recalcó Cuttat. "La escasez de cuidados médicos es un problema para la población enferma, especialmente los niños", añadió.
Cruz Roja anunció en un comunicado hoy que había iniciado un operativo humanitario para entregar sábanas, garrafas con gasolina, ropa, lonas, jabón y cubos a más de 50.000 personas y varios hospitales de la región. Además, anunció que pronto se comenzaría a distribuir comida entre los desplazados.
"Muchos de los refugiados han sido acogidos por familias pobres que están agotando sus recursos por alimentar a más gente. Para esas familias el principal problema es obtener los alimentos necesarios", añadió Cuttat, quien añadió que las 14.000 personas de Bajaur que se encuentran en Kunar, provincia afgana que se encuentra al otro lado de la frontera serán atendidas pronto.